5 de julio de 2017

La vida es bella

La Segunda Guerra Mundial está a punto de estallar en Europa. Mientras tanto, Guido llega a un pueblo italiano con la intención de abrir una librería. Allí se enamora de la novia de unfascista italiano, Dora. Ésta sucumbirá a sus encantos y Guido consigue que se case con él.

De la bonita unión nace un pequeño que tendrá que vivir en primera persona los horrores de la guerra. La familia será recluida en un campo de concentración. Guido hará todo lo que esté en sus manos para hacer creer a su hijo que la vida es bella y que todo lo que están viviendo no es más que un juego…

La conocida película escrita, dirigida y protagonizada por Roberto Benigni (El tigre y la nieve, Pinocchio) consiguió, nada más y nada menos, que tres Oscar (Mejor Actor, Mejor Película de Habla No Inglesa y Mejor Banda Sonora) en el año 1998. La conmovedora historia arrasó en múltiples festivales de cine. También, en el año 1998, llegó a conseguir el Goya a la Mejor Película Europea. La actriz Nicollet Braschi (El tigre y la nieve) dando vida a Dora, la mujer de Guido y el pequeño Giorgio Cantarini (Gladiator), en el papel de Giosué, conforman el reparto principal.




Título
La vita è bella 
Año
Duración
117 min.
País
Italia Italia
Director
Roberto Benigni
Guión
Roberto Benigni, Vincenzo Cerami
Música
Nicola Piovani
Foto
Tonino Delli Colli
Reparto
Roberto Benigni,  Nicoletta Braschi,  Giorgio Cantarini,  Marisa Paredes,  Giustino Durano,  Horst Buchholz,  Sergio Bini Bustric
Productor
Miramax International / Mario, Vittorio Cecchi Gori / Melampo Cinematografica
Género
Comedia.  Drama |  Comedia dramática.  Nazismo.  Holocausto.  II Guerra Mundial. Años 30.  Años 40





Hablar de La vida es bella tras varios años después de verla, me resta esa subjetividad que cualquiera tiene cuando tiene frescos los sentimientos tan intensos que una película como este transmite. 

Aún así siendo objetivo valoro esta película como una obra maestra imprescindible en el cine mundial de ahora y de siempre.

La vida es bella comienza siendo una comedia al uso, una de esas comedias, exageradas que cuestan seguir, sin embargo, en el mismo momento en que hace presencia la fatalidad del holocausto en la película, es cuando uno se empieza a dar cuenta de que no estamos ante una comedia al uso, ni ante una historia normal. Estamos ante todo un fenómeno cinematográfico. 

El espectacular Roberto, conquista a su esposa de una forma especial, y se mueve de una forma especial en esa ciudad que sufre una fatalidad. Afronta los problemas con una sonrisa y esa sonrisa se la trasmite a los suyos y a nosotros los espectadores.

El personaje de Roberto trasmite inteligencia y sentido del humor a partes iguales, resultando el régimen de esta forma mucho más cruel, reflejando una realidad y llegando al público, a todo tipo de público, porque esta película es para todos.

La banda sonora es de las mejores que se han escuchado en el cine. La película nos regala momentos inolvidables: Ese pequeño (excelente en su papel) gritando por el megáfono con una madre (excelente también) conmocionada, el final con la música de fondo (si no te cae una lagrima al menos no tiene alma) 

Todo en esta película es para recordar, Marisa Paredes debe sentirse orgullosa de haber formado parte de este film con su discreto papel.

Los tres oscar que recibió esta película no le hicieron justicia mereció ganar a la mucho menos interesante Shakespeare enamorado… aún así aún tengo clavado el momento en que toda una dama del cine italiano Sofía Loren puso el broche de oro a este film otorgándole el oscar a la mejor película extranjera, la emoción del momento puso de manifiesto que esta película era una película especial.


Hay una frase que usamos mucho en mi casa y es que si no lloras con esta película es que no tienes alma, para mi una de las grandes obras del cine.

No hay comentarios:

Publicar un comentario